CAMP NANOWRIMO DE ABRIL, O COMO UNA HISTORIA NUEVA TE CHAMUSCA EL CEREBRO!

Con días de antelación porque a partir del día 1 estaré out!

I’m here!

Hoy os quiero hablar de algo que ya os dejé caer la semana anterior.

Camp Nanowrimo de Abril, o como una historia nueva te chamusca el cerebro hasta que consigue su propio tiempo.

Son tantas las ideas que pueden llegar a bombardearnos el cerebro que lo más posible es que a momentos nos sintamos totalmente colapsados.

¿Cuántas veces os ha sucedido eso de estar trabajando en una historia y que otra muy distinta que no tiene nada que ver con la que nos ocupa, con personajes y mundos diferentes, os grite pidiendo su turno?

A mí tantas veces que ya he perdido la cuenta.

Remember my last post:

Por si esto no fuera poco, llega Abril, llega el Camp Nanowrimo, y ésta que os escribe quiere intentar de nuevo, ya por empecinamiento, por luchar contra un muro al que todavía no ha conseguido superar, quiere luchar para conseguir llegar a las 50.000 palabras, a los tan temidos 50K.

Y una historia que estaba ahí, calladita en el fondo de la mente, reposando en uno de los tantos plásticos transparentes que yacen dentro de mi carpeta, va y comienza a gritar, ¡bien alto!

Y ya la hemos jodido otra vez.

—Si yo estaba con mi historia musical, ¿por qué ahora lo celta me tiene que tirar tanto?

—Aquí también habrá música…

—Ya, pero no es lo mismo…

—¡Deja ya de gimotear! ¡Eres cántabra, hija! ¿Cómo no te iba a tirar la tierra? En algún momento tenía que suceder…—me dice una vocecita endemoniada dentro de mi corazón.


Y tiene razón.

Como escritora soy un auténtico desastre. Lo sé.

Sé que Isabel del Río me entiende, porque me consta que a ella también le sucedía eso de estar con una obra y que otra llamase su atención, y empezar y empezar, y que costase terminar…

¿Cómo lo conseguiste, mi niña?

Consejo de Isabel: Leer comentario en la entrada anterior :P

Resumen: Apuntar en una libreta y dejar para el futuro.

Parece tan fácil…Pero no lo es, ¡os lo aseguro!

Sé que muchos de vosotros también me entenderéis.

Yo me había propuesto no desviarme del camino, ¡lo juro! Seguir con una venda en los ojos y unos tapones en los oídos. Continuar como una fiel ovejita que no se sale del rebaño, para no despegarme de esa historia que durante tanto tiempo me ha latido tan fuerte que no podía dejar de pensar en ella…

Pero soy una causa perdida. Una oveja negra.

He intentado seguir el consejo de Isi, escribir esas escenas, esos sentimientos y cerrar la libreta, pero claro…llega el Camp Nanowrimo y…

Y me escapé del redil.

Y mi heavy me dijo:

—Sabes que con Abril llega el Camp Nano ¿verdad? Podrías intentarlo…

Y yo, con cara de pocos amigos, con esa mirada mía tan de cántabra a punto de lanzarse a su yugular, le lancé:

—¡Lo sé! ¿Qué quieres, matarme? ¿Qué mi cerebro explote? Estoy centrada en “x”…

Pero como es un guerrero cántabro ni siquiera se inmutó. Después de carcajearse en mi cara, volvió a repetirme…

—Puedes intentarlo…

Y tras darme cuenta de que se avecinaba tormenta, de mucho pensar en silencio, le dije:

—Tendría que empezar con una historia nueva. No voy a llegar a las 50.000, como para sumarle eso a un proyecto ya empezado, ni de churro…

—¡Tú misma! Si te conformas…

Sí, yo misma. Pero el muy cabrón ya había se había salido con la suya. ¿Conformarme? ¿yo?

I’m a Rebel Girl!!

El gusanillo de participar en el Camp Nanowrimo, de meterme en una Cabin con personitas afines, y que nos demos ánimos los unos a los otros, ya estaba ahí, ardiéndome en la sangre.

Y cuando algo me arde dentro de la sangre, por más que intento silenciarlo es imposible. ¡Me pueden las ganas!

Y lo más probable es que a medio camino me venga abajo. Me sucede muy a menudo. Pero también sé que para conseguir lo que quiero no me queda otra que seguir caminando hacia delante, aunque en algunos momentos sea gateando y de rodillas.

Aunque a cada paso nuevo me dé con un muro, como cuando estás en un videojuego e intentas ir hacia adelante y saltar a otra plataforma, y te caes y mueres, y vuelves a empezar el juego, y te vuelves a caer, y al final…te cagas en todo lo que se menea porque no paras de tropezar siempre con la misma piedra y tiras el mando a tomar por c*…

Yo me pondré mis mejores galas, afilaré mi lápiz minino para que el carboncillo escriba lo más perfilado posible las ideas principales, pondré en fila mis apuntes y le daré a las teclas lo más rápido que pueda.

Y la única opción que me queda es preparar con antelación ese nuevo proyecto para utilizarlo en el Nanowrimo, y que A y G se queden un poco apartaditos. Y sí, voy 86 hojas, son muchas hojas y no debería dejarles de lado, pero es que…no me veo capaz de sumar 50 K a lo que ya llevo, por eso de que solo pensar en las palabras me entra un mareo de narices.

Entonces he decidido que como a tozuda no me gana nadie, y a rebel girl tampoco, voy a dejarme la piel en este futuro Nanowrimo, a escribir todo lo que pueda, sin agobios, sin autolimitaciones, sin miedos y tratando de no contar las palabras que me quedan (porque esto solo consigue bloquearme todavía más). Simplemente voy a escribir y, que una vez más en mi vida, suceda lo que tenga que suceder. Dejar la cabeza a un lado y que hable el corazón, y ahora el corazón me pide viajar a Irlanda y abandonar a A y G.

Porque acabará el Nano y entonces tendré dos ideas empezadas, a medio trabajar, y entonces me focalizaré en verlo desde una perspectiva que no me autolimite.

Tendré dos obras esperando que trabaje en ellas, dos obras avanzadas, y quizá eso me ayude a ver un poco más cumplidos mis sueños y me de valor para seguir hasta finalizarlos los dos. 

Porque a cabezota no me gana nadie, y a querer ver mis sueños cumplidos tampoco, por ello voy a luchar y a dejarme de pamplinas. Si hubiera sido de las que se conforma y se agarra a lo seguro, jamás le hubiera mandado a Isabel mi manuscrito por culpa de mis miedos e inseguridades, jamás hubiera puesto Susurros en Sachsenhausen a la venta en Amazon, jamás hubiera dejado que otros me leyesen…

Y nunca hubiera sabido lo que se siente cuando alguien te lee y después te escribe para decirte que le ha gustado mucho lo que has escrito, y que quieren saber más de los personajes, que se han escuchado las canciones de las que hablas durante la narración para sentir más la historia, o que has conseguido la inmortalidad que buscabas porque han estado mucho rato intentando pronunciar el nombre de tu protagonistas correctamente. Soy una tocapelotas, lo sé, pero María no sabe lo feliz que me ha hecho al confesarme estas cosas…

Así que a luchar, a escribir, a pelear tecla a tecla por esos 50K, y después, cuando Abril termine, ya se verá. Ya decidiré qué proyecto sigo trabajando y cuál queda apartado.

Pero en estos días y a partir del día 1 de Abril, pienso ponerme en plan cantabrian warrior total (hacha en mano, dagas en el cinturón, escudo para defenderme, cara de cabreo total, mirada de furia llameante a conjunto con mi pelo rojo) y a gritar: I CAN!!!! I WIN! 

Y como grita mi Johan Hegg en “Victorius March” diré: KILL! (Véase video para entender)

Ya os contaré si caigo en la lucha.

Aunque soy de las que piensa que las batallas perdidas solo son aquellas que no se comienzan, así que creo que al final, ganaré de todas, todas.

Si sois de los escritores que también vais a participar en el Camp Nano, ¡contadme! ¿Proyecto nuevo o proyecto ya comenzado? ¿Prosa, verso o guión?

Particularmente voy a necesitar mucha inspiración para no derrumbarme.

No me dejéis solitaaaaaaaaaaaaaa!!!

Así que si sois expertos en diseño y de los que ponéis en vuestros blogs wallpapers inspiradores para descarga que sepáis que aquí tendréis una clienta sedienta de inspiración durante el mes de Abril. Por si acaso ya me he hecho con provisiones, y gracias a María y Mireia tengo dónde elegir. (Quedaros con estos dos nombres porque pronto tendrán su rincón en mi blog).

Y si simplemente me queréis regalar un consejo, o una frase inspiradora, prometo anotarla en post-its de colores y tenerlo cerca para que me dé fuerzas. 

Aunque en mis cascos no faltarán mis canciones de bandas death, ni la voz ni la guitarra de mi guitarrista preferido: Chris Amott... Estoy abierta a otras ramas.

Así que si queréis descubrirme canciones celtas (Adrian Von Ziegler no vale, que de este pedazo de compositor suizo ya tengo), cantautores irlandeses o no con voz whiskera, o canciones de Bob Dylan y U2 que no sean las míticas…¡soy toda ojitos! Por ahí irán los tiros de mi banda sonora…

¿Me ayudáis a formar una lista de reproducción musical para el Nano?

Será como si vosotros participarais conmigo. Sé que os pareceré una frikie en estos momentos, aunque la cuestión principal es si dejo de serlo alguna vez... 

Pero si sigo escribiendo, no solo lo hago para sentirme realizada, sino con la esperanza de que algún día los que estáis siempre al otro lado, animándome, podáis conocer los raros universos que tengo metidos dentro de mi cabeza. Eso significará que he podido escribir el punto y final.

Ahora, como despedida, me repetiré eso de: Write, Beka, Write! Como un mantra.

Y Laura Tejada, si estás leyendo esto: Write, Bitch! xD Por si los post-its de colores no son suficientes, te lo grito desde mi rincón.

¡Un abrazo repleto de palabras!

P.D: Gracias Mara Oliver, por la presión, por los ánimos, por estar siempre ahí.

12 comentarios :

  1. Ánimos guapi!!!! Verás como lo consigues, esto y todo lo que te propongas. Por si necesitas... ya sabes donde me tienes.
    Besotes y fuerza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por esta siempre, Joan! xd
      <3 <3 <3

      Eliminar
  2. Jaaaaajajajaja Últimamente esto haciéndole caso a mis posits, que conste!!! xD
    A ver, pues yo no tenía pensado participar ahora en abril principalmente porque cuando acabe la novela con la que estoy (no me queda ni un cap OMG) voy a tomarme un par de días y luego voy a empezar 2. Quiero escribirlas paralelamente y eso requiere concentración y calma, por lo que la presión de nano ahora mismo no me conviene.
    No obstante, yo te daré todos mis ánimos y mi apoyo desde el banquillo, que aunque no esté apuntada, estaré escribiendo igualmente. Mi consejo es que te organices bien con las palabras y que lo tengas todo bien preparadito antes de empezar. Yo lo hice así y terminé una semana antes en noviembre. También te digo que depende mucho de la rutina que uno tenga. Yo venía de acabar una novela y estaba ya con el ritmo cogido cuando empecé la siguiente, por lo que todo depende. Pero vamos, que esto es para disfrutarlo, así que no te amargues si ves que no llegas.

    Y en cuanto a lo que comentas de historias que llegan aplastando a las demás para reclamar tu atención. Me declaro completamente culpable. A mí me pasa lo mismo, pero no cuando escribo. Es decir, de alguna manera (de verdad que no sé cómo) he logrado separar el proceso de escribir y el de crear, cuando escribo no hay nada en riesgo porque sé que esa historia la acabaré tarde o temprano, pero cuando estoy creando todo está en el aire y nadie me dice que no vendrá otra idea y me joderá el invento, así que sí, te comprendo.

    ¡¡Mucho ánimo para este nano!! ¡¡Ya queda nadaaa!! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me llegan tus ánimos desde el banquillo!! ;-)

      De momento no me va nada mal, casi 12.000 palabras y eso que no he podido escrbir todos los días el mismo tiempo!
      Creo que es inevitable lo de que nuevas historias quieran nacer y ser perfiladas porque nuestra mente no para nunca de imaginar! Me alegra saber que no soy la única a la que le pasa!!
      Espero que las teclas te quemen bajo los dedos, y que esas dos novelas que quieres escribir paralelamente vayan naciendo!! xD Ya me contarás!!
      Besitoss

      Eliminar
  3. Hola Rebeka. Para mí, que sobre todo escribo relato corto, las 50.000 palabras es todavía una barrera psicológica bastante grande que sólo he traspasado en un puñado de ocasiones. Creo que lo mejor es no agobiarse. Y quizá por eso no me gusta demasiado el Nanowrimo, no porque tenga nada de malo, sino porque no encaja con mi forma de trabajar.

    Como música celta inspiradora, aparte de bandas de folk metal que ya conocerás (Equilibrium, Ensiferum, y especialmente Suidakra con su “Emprise to Avalon”) te recomiendo a Loreena McKennitt. Como esta mujer hay pocas.

    En cualquier caso ¡mucha suerte en el Camp Nano!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias tus recomendaciones, Victor! Y bienvenido a mi rincón!
      Conozco Ensiferum, los descubrí en directo y me molan bastante! ;-)
      Muchas personas me han hablado ya de Lorena McKennit, así que creo que es tiempo de que busque cosas de ella!
      A mí me gusta el Nano, porque me presiona a escribir todos los días un poco, es una buena forma de ir dando vida a los proyectos, obligarte a escribir, aunque a veces esa misma presión de escribir ciertas palabras consiga bloquearte! Como me ha pasado en otros certámenes.
      Gracias por la suerte, de momento no me va nada mal!! xD Casi 12.000 palabras!
      Un saludo!

      Eliminar
  4. ¡Ánimo amiga!

    Que de momento llevas un buen ritmo, tú aguanta :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holaaaa!! Gracias, preciosaaaa!! De momento estoy que no paro, a ver cuánto me dura! You know! xD
      Mil besos y gracias por pasarte!!! Sweetheart!!! <3

      Eliminar
  5. ¿Cómo lo llevas tras la primera semana, mi chica? En este viaje te acompaño a ratos, estoy terminando cosillas, jejeje, así que unamos fuerzas e ilusión, DALE A LAS TECLAS, MI ESTRELLA DEL NORTE!!!
    besotes y mucho ánimoooo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy 11.927 palabras, a día de hoy, así que no voy ni tan mal! xD
      Espero que se me siga dando igual y no decaer! Mantener el ritmo! Saber que tú tb estás escribiendo, y que en algún lugar dentro de las estrellas estamos conectadas, mola un montón, y lo recordaré para seguir en pie!! :-))
      Dale a las teclas, mi estrella madrileña!!
      El mundo de los sueños no está esperando!!
      Muchos besitos! Te quiero amoreeeeeeeee! <3

      Eliminar
  6. XDDD

    ¡¡Un aplauso para Manu!! Tu chico es un as, sabe cómo motivarte como nadie. Y, por lo poquito que le conozco, sé que no pretendía presionarte en ningún momento sino, usando las palabras de César, "darte un poquito de caña" Que aveces nos hace falta jejeje

    Un abrazo enorme y ÁNIMO!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me motiva como nadie!! Y si no tenía suficiente con meterme cañita, el otro día me compró una taza de Mr Wonderful apra que no tenga excusas! Es adorable! xD Para comérsele! Cree en mí más que yo misma!!

      Así que aquí estoy, letra a letra, haciéndole caso a la taza que dice: "Todo saldrá bien porque tú eres la leche", y que me tiene volando entre palabras, al igual que la vaca dibujada con traje de Superman! xD

      Un abrazo giantesco y gracias por pasar!! Quieroteeeeeeeeee

      Eliminar

Se agradecen todos los comentarios siempre y cuando estén hechos desde el respeto. Aquellos que no lo estén serán eliminados por el autor. Gracias.